El tesoro de sabiduría de las abuelas sobre el ciclo lunar

> Una tarea especial en la ceremonia
Cuando yo – Isharia – viajé por primera vez a América para la Ceremonia de Kiva, entonces conocida como Canto de la tierra, recibí puntualmente mi período lunar dos semanas después de mi último sangrado, dos días antes de que comenzaran las ceremonias.

En ese momento las ancianas me dijeron las siguientes palabras hermosas:
«Si consigues tu ciclo lunar fuera de tu ritmo y justo para la ceremonia, entonces el gran espíritu y la gran diosa te han destinado a asumir esta tarea especial en la ceremonia, para la tierra y la gente.»

> Una profunda conexión con la Madre Tierra
Una anciana nos explicó que las mujeres, como principio femenino, estamos inherentemente en una conexión especial con la Madre Tierra.
«En las ceremonias, nos mantenemos descalzos sobre la tierra para que la energía pueda ser absorbida libremente a través de nuestros pies y suba hacia nuestro cuerpo. Llevamos faldas largas y anchas en las que se acumula la energía de la tierra. Cuando bailamos sobre la Madre Tierra en la Danza del Sol o estamos en oración en la ceremonia, la energía fluye en nosotros con más fuerza. Ahora, cuando este fuerte poder de la Madre Tierra llena nuestro vientre materno, no es raro que nos venga la regla, aunque la hayamos tenido sólo dos semanas antes.»
Incluso en la menopausia, todavía puede ocurrirnos. Así que prepárense.    

> Recordarnos de nuevo
«Las mujeres podemos volver a recordar lo sanas y amorosas que somos las mujeres. Hemos experimentado muchas cosas que necesitan curación y renovación. Es el momento de ayudarnos mutuamente y despertar a la vida nuestra fuerza femenina.»