La Historia de „Raíces de la Tierra“

„Raíces de la Tierra“, originalmente „Kanto de la Tierra“, se basa en la visión del Chief  Reymundo Tigre Pérez, un hombre medicina nacido del pueblo de Purhepecha,  crecido en Laredo, Texas.

Después de su servicio militar Tigre se comprometió en la organisación American Indian Movement (AIM) y conoció por allí a los hombres medicina Henry Crow Dog (Lakota Sioux), Chief Eagle Feather y Wallace Black Elk (Oglala Sioux). Por la invitación de ellos al camino espiritual Tigre se convirtió del guerrero al hombre medicina y visionario.

Durante una danza de sol Tigre Pérez recibió una visión que hasta el día de hoy  sigue desarrollándose.

„Vio a una mujer de piel oscura llorar. Esta mujer era nuestra Madre Tierra. Vio como se hizo una apertura en la tierra y como humanos de distintos colores de piel y vestimentas entraron a la tierra a rezar. De alegría de que sus hijos nuevamente fueron reunidos la mujer se puso a cantar y empezó a irradiar Poderes sanadoras.“

Con esta visión Tigre Pérez reconoció la necesidad de reunir las culturas indígenas con el fin de intercambiar y de conservar las maravillosas costumbres, medicinas y tradiciones  y de transmitirlas a las nuevas  generaciones  y a personas interesadas.

En el 1976 Reymundo Tigre Pérez fundó el „Kanto de la Tierra“, una agrupación de naciones indígenas de América del Norte, del Sur y de Centroamérica que consistió de jefes de tribus de Canadá hasta el Perú. Esta agrupación tenía un consejo de abuelos, llamado „Council of Indigenous Native Americans“, consistiendo de doce miembros activos, mujeres en su mayoría, guías espirituales, hombres medicina y jefes.

La visión del Tigre empezó a manifestarse más y más cuando los jefes de tribus de las distintas naciones del „Kanto de la Tierra“ empezaron a reunirse en una ceremonia de 4 días y noches, una ceremonia de rezo y sanación para la tierra. Así la forma ancestral de la ceremonia en un espacio redondo en la tierra, nombrada Kiva , fue reanimada.

La Kiva es un lugar de oración y de la inspiración, en el cual el círculo sagrado, el lazo sagrado que conecta a todas las naciones, puede volver a sanarse. En el centro arde el fuego sagrado representando la presencia divina. Quien se acerca al fuego reconoce su propio lugar en el círculo y aprende cómo se puede vivir en unidad y harmonía con toda la vida.

Este espacio de oración, la Kiva, crea un campo magnético positivo que transforma el espíritu y los corazones de todos los seres humanos y los reune con los seres del cielo y de la tierra. En el 1992, bajo la dirección de Tigre Pérez, una delegación de 13 abuelos viajó a Europa. Fueron recibidos en Colegios y Universidades y participaron en numerosas conferencias de prensa y foros de discusión.

La magnitud real de la visión de Tigre se manifestó en la invitación a todas las culturas del mundo entero a participar en ella.

En el año 1995, durante una ceremonia de Kiva en Texas, por un consejo de abuelos y por miembros de siete tribus Reymundo Tigre Pérez fue nombrado jefe intertribal, „intertribal Chief“. En reconocimiento de su trabajo de muchos años le fue entregado un penacho de plumas de aguila y cóndor.  Dos días más tarde, al final de la Kiva, Reymundo Tigre Pérez pasó al mundo espiritual.

Reymundo Tigre Pérez había entregado  el fuego sagrado de la ceremonia de la Kiva a tres guardianes, uno de ellos es Heriberto Villaseñor „Tecolozintli“ (lechuza honorable), amigo y compañero de muchos años del Tigre.

Heriberto Villaseñor está dedicando su vida a la tarea de llevar adelante esta ceremonia y de expandirla a todos los continentes. Hace muchos años que Heriberto y su esposa Nubia Rodríguez la están llevando con mucha dedicación a muchos países en los distintos continentes, bajo el nombre „Raíces de la Tierra“. Ellos, encendiendo el fuego de la Kiva en el mundo más allá de América, llevan la visión de Tigre al próximo nivel.

Desde los años 80 esta ceremonia sagrada se lleva a cabo en varios lugares en México, despés también en Chile, Colombia, Perú y la India, y pronto se transladará a África y otros países.

En el año 2012 por primera vez se hizo un puente por el Atlántico y la ceremonia se realizó por cuatro años en Europa: El grupo „Feuerkreis Österreich“ la organizó y llevó al cabo en la región del „Waldviertel“ en Austria. Después la ceremonia se cambió a Holanda donde fue celebrada en los años 2016 hasta 2019, y ahora nos alegramos de todo corazón de traer la ceremonia a Alemania, de aportar e integrar nuestras propias raices y de recibir esta gran bendición.